Archivos de la categoría ‘PAIS VALENÇIÁ’

Rita Barberá alcaldesa de Valencia desde 1991, no repetirá como candidata a la alcaldía y que se apartará de la actividad pública. Aunque conociendo su apego al poder nada es seguro, sea cual sea su decisión lo único cierto es que dejará a la ciudad de Valencia como una de las poblaciones con más deuda, gracias a su nefasta gestión con los fondos municipales, y envuelta en presuntos delitos de malversación de fondos, fraude y falsedad de documentos oficiales, aunque ha sido desestimada su imputación en el caso NOOS. El despilfarro y el saqueo de las cuentas públicas en la Comunidad Valenciana han sido reflejadas en mis anteriores entradas. (dejo los enlaces para consulta). 

https://ideaspensamientosypalabras.wordpress.com/2012/02/01/valencia-en-quiebra-y-los-responsables-nos-gobiernan/

https://ideaspensamientosypalabras.wordpress.com/2012/01/26/nos-han-ganado/

https://ideaspensamientosypalabras.wordpress.com/2011/12/12/el-pp-valenciano-llena-de-casos-de-corrupcion-a-la-comunidad-valenciana-y-hunde-en-la

https://ideaspensamientosypalabras.wordpress.com/2011/09/20/la-indecencia-en-la-comunidad-valenciana/

https://ideaspensamientosypalabras.wordpress.com/2011/07/15/un-juicio-necesario/

VALENCIA: ¿CUÁNTAS VECES HEMOS DE PAGAR UNA DEUDA MUNICIPAL QUE NO ES NUESTRA?

ritaexorcista

El autor analiza la elevada deuda del Ayuntamiento de Valencia. Explica que eso sirve para justificar los recortes fundamentales como la sanidad o la educación en esta ciudad e invita a no pagar la deuda.

FUENTE:  Jérôme Duval. Valencia⎮Diagonal⎮22/02/14

Al tiempo que asistimos al hundimiento de las condiciones de vida de la población y se imposibilita a la ciudadanía más afectada por los recortes, el acceso a un alojamiento digno, a plazas en escuelas infantiles, hospitales o servicios públicos de calidad, la municipalidad dedica 133 millones de euros, o seamás del 15% de su presupuesto, a pagar la deuda en 2012.

La deuda del Ayuntamiento de Valencia, como ocurre con muchas otras ciudades del Estado, ha ido creciendo hasta un nivel imposible de asumir para la población. Sabemos que se utiliza este argumento como herramienta política para recortar el gasto público en servicios sociales tan necesarios a la ciudadanía. De hecho, la mala gestión de los asuntos municipales y la corrupción endémica que caracteriza el mandato de la alcaldesa Rita Barberá (PP) desde 1991 han hundido las cuentas.

La Plataforma Auditoría Ciudadana de la Deuda Valencia estima que buena parte de esta deuda no ha sido suscrita para beneficiar a la población valenciana, además de ser imposible de reembolsar por ser una enorme cantidad de dinero. Entre otros componentes, y para comenzar, la debida a intereses de demora en impagos por gastos mal presupuestados es ilegítima, y por tanto no debe pagarse. Si observamos la evolución de la deuda del Ayuntamiento de Valencia, vemos que ha tenido un crecimiento brutal, pasando de 631 millones de euros en 2002 hasta 1.299 millones de euros en 2012, último dato liquidado disponible al momento de escribir este artículo.

La deuda pública municipal se ha duplicado aumentando 668 millones de euros más, o sea una media de 66,8 millones de euros más cada año. La deuda de la ciudad de Valencia por habitante de Valencia equivale ya a 1.635 eurosSegún se indica en las Cuentas Anuales del ejercicio 2012, Valencia es el tercer municipio por población de España, ya que cuenta con 794.228 habitantes a 31 de diciembre de 2012. En consecuencia, la deuda municipal por habitante de Valencia equivale ya a 1.635 euros: 1.299.000.000 euros: 794.228 habitantes = 1.635,55 euros. Todo ello sin contabilizar el impacto de la deuda regional o estatal.

A lo largo de los últimos diez años (2002 -2012) la deuda pública municipal se ha duplicado aumentando 668 millones de euros más, o sea una media de 66,8 millones de euros más cada año. La deuda municipal por habitante de Valencia equivale ya a 1.635 euros (1.299.000.000 euros: 794.228 habitantes = 1.635,55 euros).

Evolución de la deuda del Ayuntamiento de Valencia, en millones de euros entre 2002 y 2012

grafico 1

Como se ve en el gráfico, el único año en que la deuda decrece es en 2012, debido a que el Plan de Proveedores permite que disminuya la deuda a corto plazo respecto a años anteriores. Debemos tener en cuenta que a efectos contables el endeudamiento está formado por la deuda a largo plazo (generalmente con bancos) y la deuda a corto plazo, que incluye también a los proveedores. Cabe destacar que aunque la deuda va aumentando, durante este periodo los servicios sociales empeoran bastante.¿Dónde fue a parar el dinero conseguido a base de aumentar la deuda pública hasta estos niveles? ¿Fue a parar a los ciudadanos de Valencia?

Tabla a partir de liquidaciones oficiales del Ayuntamiento, en millones euros. PACD Valencia 2013.

grafico 2Explicando la carga de los intereses y el capital reembolsado. Durante los últimos diez años la carga de tan sólo los intereses ha sido un formidable peso para las cuentas públicas del Ayuntamiento: de 2002 hasta 2012, 279 millones de euros se fueron a pagar los intereses de la deuda. La situación no mejora, visto que los intereses se han duplicado en los dos últimos años del periodo, pasando de 17 millones en 2010 a 34 millones de euros en 2012.

En 2010, BBVA absorbió el Banco de Crédito Local, una entidad privada con la que el Ayuntamiento tenía varios préstamos. Durante el proceso, en lugar de que el BBVA se subrogara en los préstamos, se contrató un nuevo préstamo con el que se cancelaron anticipadamente diversos préstamos anteriores con el Banco de Crédito Local.

Como es bien sabido, cuando se devuelve un préstamo, los primeros años se pagan principalmente intereses y apenas se amortiza capital, de modo que cuando se alarga el período de devolución se pagan más intereses en total por un mismo préstamo originario. En el caso que nos ocupa, una parte (y no pequeña) de un mismo capital tomado en préstamo, ha generado intereses desde el inicio no de un crédito, sino de dos, por lo que la ciudadanía pagó y paga dos veces por un mismo capital, para exclusivo beneficio del BBVA.

Hemos de auditar esta deuda y rechazar el pago de la parte considerada ilegítima para, en primer lugar, satisfacer a las urgentes necesidades de la poblaciónEn 2010 se cancelaron anticipadamente los créditos del Banco de Crédito Local, por eso el capital reembolsado subió tanto. Y claro, en el momento de cancelar anticipadamente el capital, no se paga ya intereses para ese año, pero a partir de 2011 la cosa cambia.

La soga del “servicio de la deuda”

Si añadimos a la carga de los intereses el capital reembolsado durante el mismo periodo, o sea el servicio de la deuda (intereses + capital reembolsado), son más de 1.000 millones los que se fueron de las arcas públicas a pagar la deuda pública. La cantidad total es mucho mayor que el presupuesto del Ayuntamiento, estimado en 882 millones liquidados en 2012. Solo en el 2012, son 133 millones de euros los que se destinaron al servicio de la deuda.

Durante todo el periodo 2002 hasta 2012, hemos reembolsado el equivalente a 1.021 millones (1.021.271.070 euros) casi dos veces lo que debíamos en 2002 (631 millones euros). Pero aún así seguimos debiendo más del doble que aquel año, o sea 1.300 millones.

grafico 4En un contexto de despilfarro y corrupción generalizada, frente a esa hemorragia de capitales, la PACD Valencia concluye que se hace imprescindible opinar sobre nuestras cuentas, que aunque son llamadas “públicas”, no pueden ser fiscalizadas por cualquiera por la dificultad de encontrar los datos.

Queremos ser parte de un amplio movimiento ciudadano que pida cuentas al Ayuntamiento, a la Generalitat y al Estado por el expolio magistral que se está cargando sobre nuestros hombros. Hemos de auditar esta deuda y rechazar el pago de la parte considerada ilegítima para, en primer lugar, satisfacer a las urgentes necesidades de la población.

Más información: 
La Plataforma Auditoría Ciudadana de la Deuda – Valencia
http://valencia.auditoriaciudadana.net

Anuncios

VICTIMAS METRO

El próximo día 3 de Julio de 2013 se celebrará el 7º Aniversario del mayor accidente de metro ocurrido en España, 43 muertos y 47 heridos, siete años de lucha por parte de los familiares para esclarecer las causas reales del accidente, en todo este tiempo el único responsable señalado ha sido el conductor, muerto en el accidente, ni una sola dimisión de los responsables de Metrovalencia y mucho menos de ningún político del PP en el gobierno valenciano desde hace 20 años. La comisión de investigación fue una pantomima, realizada de prisa, con vetos de la mayoría del Partido Popular que impidió la comparecencia de numerosos  testigos y técnicos, eximio a Ferrocarriles de la Generalitat de presentar la documentación demandada, y a los que fueron llamados a testificar fueron instruidos y preparados por la empresa HM&SANCHIS contratada por la entonces directora y gerente de FGV, Marisa Gracia, para saber en todo momento las respuestas que tenían que dar.

Esta situación de abandono y olvido, no sólo es culpable el poder político, la culpa también es de todos nosotros  los ciudadanos de Valencia que no hemos hecho nada por pedir responsabilidades ante un accidente que ha destrozado las vidas de decenas de familias, tan solo cuando el programa dirigido por Jordi Evole SALVADOS se emitió en la SEXTA TV, parte de esa ciudadanía ciega y sorda se movilizo, hasta entonces La Asociación AVM3J en sus concentraciones realizadas todos los días 3 de cada mes en la Pl. La Virgen de Valencia estaban solos, apenas una treintena de familiares se manifestaban pidiendo justicia y la apertura de una nueva investigación. LOS CIUDADANOS VALENCIANOS TAMBIÉN SOMOS CULPABLES DEL OLVIDO.

SIN MOVILIZACIÓN NO HAY CAMBIOS

FUENTE:  J. FERRANDIS/C.VÁZQUEZ – EL PAIS

El Gobierno valenciano y su presidente, Francisco Camps, se emplearon a fondo para enterrar rápidamente una tragedia que amenazaba el despegue de su política de grandes eventos y el diseño de la campaña electoral que iba a tener lugar meses después.

Los responsables de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV), temerosos de que se pudiesen derivar responsabilidades penales, negaron que hubiese ninguna otra causa que no fuese el exceso de velocidad. Y ello, a pesar de la existencia de datos que podían alentar la teoría de un accidente multifactorial.

La información relacionada con tres descarrilamientos previos de la unidad siniestrada, la UTA 3736 de la serie 3.700, se omitió. Un informe elaborado dos años antes sobre la necesidad de sustituir, por obsoletas, las unidades de metro de esta serie se escamoteó.

Las comparecencias del personal de Ferrocarrils de la Generalitat se cocinaron previamente con el asesoramiento de una agencia de comunicación. Y la falta de celo en la custodia de la unidad descarrilada hizo que fuese posible el acceso al convoy tras la retirada del túnel. El libro de averías original, que debía estar en la cabina, nunca apareció.

Además, testimonios y documentación que los partidos de la oposición y la Asociación de Víctimas del Metro (AV3J) creían importantes no se consideraron. El PP vetó comparecientes y documentación en la comisión parlamentaria de investigación y la juez que instruyó el caso no consideró relevantes varias de las peticiones de la acusación. ¿Cómo fue posible que el mayor accidente de metro de España se cerrase con tanta celeridad?

Desde las primeras horas, la Generalitat buscó controlar el flujo de información que se suministraba sobre el accidente. El primer signo de esa estrategia se registró, a las pocas horas en la misma boca de metro de la estación de Jesús, entre el trasiego de las ambulancias y el personal de emergencias. El subdelegado del Gobierno en Valencia, el socialista Luis Felipe Martínez, mantuvo una tensa conversación con responsables de la Generalitat y el Ayuntamiento, que le recriminaron que hubiese hecho unas declaraciones con las que descartaba la hipótesis del atentado y apuntaba al exceso de velocidad y al mal estado del material (la rotura de una rueda) como causas del siniestro. La posibilidad de que cuajase la idea de que el accidente había sido causado por un convoy en mal estado enervó a la cúpula del PP, que se preparaba para recibir al Papa tres días después en el V encuentro mundial de las familias y ya había trazado una estrategia electoral que pensaba rematar con la inclusión de Valencia en el circuito internacional de la fórmula 1.

El entonces director adjunto de Explotación de FGV, Vicente Contreras, también se ufanó por descartar cualquier fallo material. A los diputados de la comisión parlamentaria les dijo: “Yo he visto ese tren. Y evidentemente no es un fallo de ruedas. No hay fallo en las balonas o en los sistemas de suspensión secundarios (…) Y si hay alguna razón técnica que exponer, expóngase. Dígase cuál es el fallo mecánico y ya está. ¡Ojalá descubriésemos un fallo mecánico!”.

En un informe que FGV envía a la fábrica de trenes Vossloh con fecha 15 de septiembre de 2005, un año antes del accidente de Jesús, Vicente Contreras reconocía que los trenes de la serie 3.700 —el siniestrado era uno de ellos— estaban al final “de su vida útil” y ponía de manifiesto que la tracción y su control eran de una tecnología “ya obsoleta por lo que presenta grandes problemas de mantenimiento, ya que resulta especialmente complicado la obtención de repuestos”.

“Consideramos necesaria la renovación de estos trenes”, concluía Contreras 10 meses antes de la tragedia. El documento, que hizo público la portavoz adjunta de Compromís Mònica Oltra, no se aportó en 2006

Otro de los elementos que ponen en evidencia la solvencia de la investigación es cómo Ferrocarrils negó información sobre los descarrilamientos previos sufridos por la UTA 3736. Hoy se conocen al menos tres salidas de vía de la misma unidad: en septiembre de 1992, noviembre de 1994 y junio de 2003, según el registro de incidentes en poder de los sindicatos de FGV.

El incidente de 2003 se produjo a la entrada de El Regalón, un núcleo de población próximo a Llíria. Fue un descarrilamiento por rotura del bandaje de un eje del bogie trasero. No hubo heridos. En 1994 se produjo otro entre Massarojos y Moncada por la rotura de la banda de la unidad. Pero el más significativo es el registrado en 1992 en Alberic, donde la UTA 3736 descarrila en plena vía a una velocidad de no más de 30 kilómetros por hora. “El tren descarrila en una curva con casi el mismo radio que la del accidente”, explica la misma fuente, que remarcan que estas unidades presentaban más de una complicación técnica en el sistema de suspensión, que tendía a desajustarse.

Pese a estos descarrilamientos, el perito nombrado por la juez, Andrés Cortabitarte, dijo en su informe sobre el accidente que del estado del material no se habían apreciado “fallos estructurales”. “Sin que conste la existencia de incidencias de descarrilamiento en el histórico del material UTA 3736, siendo las intervenciones realizadas de naturaleza leve”, según se recoge textualmente en el auto del juzgado número 21 de Valencia, que archivó las diligencias.

El exceso de velocidad —el convoy cogió la curva al doble de lo establecido—, imputable a un fallo del conductor, se convirtió en la única explicación del siniestro y cerró las investigaciones de uno de los accidentes más dañinos de la historia del ferrocarril. No hubo dimisiones en el ámbito político, ni responsabilidades penales en el judicial.

Sindicatos y oposición exigieron el libro de averías de la unidad siniestrada pero este nunca apareció. Es un cuaderno importante porque los maquinistas anotan en el mismo todas las incidencias de las unidades. El libro debía de estar en la cabina que conducía Joaquín Pardo, pero no apareció. El convoy accidentado fue trasladado a los talleres de FGV en la estación de Valencia Sud, pero pese al precinto judicial el acceso al mismo era fácil. Los responsables de Ferrocarrils se desentendieron y aportaron solo una copia de las incidencias del libro transcritas al sistema informático. La copia en papel no se guardó.

Otro dato esencial, negado en la comisión de investigación, fue cómo FGV preparó previamente las comparecencias en sede parlamentaria. Con el asesoramiento de la consultora HM&Sanchis, los directivos fueron aleccionados para no salirse ni un milímetro de la tesis oficial de que el accidente solo se debió al exceso de velocidad. A los directivos se les prohibió el uso de palabras como “tragedia” y “baliza”. Así lo ha corroborado el exjefe de Seguridad de Ferrocarrils Arturo Rocher. La gerente de FGV, Marisa Gracia, desmintió en las Cortes que hubiese “habido una reunión para hacer una estrategia y no contestar a las preguntas del PSOE. (…) Me he reunido muchísimas veces, pero para nada para hacer (sic) una estrategia de cara a esta comisión”, recalcó.

Tras el cierre de la investigación parlamentaria, varios de los empleados que defendieron la tesis del exceso de velocidad como causa única recibieron mejoras laborales, entre ellos los entonces responsables del departamento de Explotación de Ferrocarrils, encargados del mantenimiento del material y las vías. Es el caso de Vicente Contreras, número dos de FGV que tras su prejubilación consiguió una asesoría con sueldo. O Manuel Sansano, que subió dos categorías al pasar de director técnico a director adjunto de desarrollo técnico.

LA FOTO NO ESTÁ TRUCADA

Cuando ocurren cosas como las que acabamos de ver en Valencia siempre resulta difícil mantener una postura serena y ecuánime. Uno quisiera permanecer siempre frío y analítico ante este tipo de situaciones, pero cuesta bastante trabajo no sentirse ofendido al contemplar la imagen de un antidisturbios empujando salvajemente a dos chicas adolescentes contra un coche o de otro antidisturbios abofeteando a un chaval que estaba en la acera con las manos en los bolsillos, sin que medie provocación alguna, y literalmente volándole las gafas de un sopapo. Por citar un par de truculentos ejemplos. Estos y otros sucesos resultan de por sí suficientes como para cuestionarse los criterios de decisión de quienes dan órdenes a la policía, los criterios de actuación de esa mismo policía o incluso los criterios de selección y preparación de los miembros del cuerpo. Naturalmente, siempre habrá quien recuerde ejemplos de lo contrario, de la profesionalidad y abnegación de las fuerzas del orden en la historia reciente de España. Algo que no niega nadie, creo yo. Pero algo que tampoco justifica el que pasemos por alto los que empiezan a ser más que demasiado frecuentes desmanes de ciertos servidores públicos.

Uno se pregunta cuál es el problema y por qué se necesita una violenta actuación de los antidisturbios para desalojar a unos pocos cientos de alumnos del instituto Luis Vives, que estaban cortando el tráfico de una calle en protesta por los recortes presupuestarios que está sufriendo su centro educativo. Recortes que, entre otras muchas cosas, han supuesto la falta de calefacción. Para quienes no conozcan Valencia —la ciudad donde nació y creció quien les escribe— el IES Luis Vives es cualquier cosa menos una conflictiva escuela marginal de la periferia. Está situado en pleno centro de la ciudad, a menos de 200 metros del Ayuntamiento y justo enfrente de la “Estación del Norte”, principal terminal ferroviario. El instituto será lo primero que muchos lectores que lleguen a Valencia en tren verán nada más salir de la estación y pisar la calle, pues está justo enfrente de la entrada principal. Tiene un alumnado tranquilo y es tradicionalmente un instituto de ambiente bastante reposado, ubicado en el corazón administrativo, comercial y folclórico de la ciudad: donde se celebra la mascletà municipal, donde se erige y se quema la mayor falla de las fiestas, donde se planta el mayor árbol de Navidad.

Pues como decíamos, resulta que un grupo de alumnos decidió cortar el tráfico de la calle Xátiva —una estrecha aunque crucial vía automovilística en donde está situado el instituto— en lo que parecía una típica e inofensiva protesta estudiantil. Y digo que lo parecía, porque la alcaldesa doña Rita Barberá, aquejada de un ataque no sé muy bien de qué, decidió que la manifestación era resultado de un extraño contubernio, afirmando con “tristeza, pena y preocupación” que todo se trataba de una “estrategia predeterminada de la izquierda”, nada menos que con “métodos de la izquierda y objetivos de la izquierda”. Eso era lo preocupante, al parecer. Los estudiantes que protestaban por el frío en las aulas y la falta de material escolar eran Agentes Rojos subversivos.

Aquí ya empieza uno a sospechar que algo no anda bien. Primero, porque no encaja que ese temible Ente, “la izquierda”, cuyo conjunto tanto preocupa a nuestra alcaldesa (digo “nuestra” porque como valenciano que soy, me toca cargar con mi pequeña pero pesada parte del lastre) por lo visto sólo había conseguido encarnarse en la no muy temible forma de pequeña manifestación de alumnos—¿es esta la “estrategia de la izquierda” que tanto le preocupa a vuecencia?—, una demostración callejera en la que “vi la gente que era (…) y no pasaban de 200 personas en su conjunto”... palabra de Rita, no mía. Lo dicho, menuda estrategia aquella que sólo consigue reunir a doscientos estudiantes. ¿O no será que de verdad era una manifestación de estudiantes que estaban allí protestando por las malas condiciones en las que han de dar clase, doña Rita?

Esto me hace preguntarme, para empezar, por la percepción que tienen algunos de nuestros cargos públicos sobre lo que es una protesta ciudadana. En una ciudad donde —por poner algunos ejemplos— el billete de metro es casi el doble de caro que en Madrid y Barcelona, aunque ofreciendo un servicio bastante menos frecuente y más restringido en horarios (es más; un billete de autobús municipal en Valencia ¡también es más caro que el metro de Madrid y Barcelona!), una ciudad donde —además de la falta de calefacción, tizas y fotocopias en institutos— ya era casi tradicional que hubiese cada año niños dando clases en barracones o donde se caen los techos de un hospital recién inaugurado, a la señora Barberá no deberían sorprenderle las protestas. Lo que debería sorprenderle es que no haya todos los días miles de ciudadanos ante el Ayuntamiento o ante la Generalitat, reclamando un poquito de vergüenza a los que rigen el consistorio y/o el gobierno comunitario. Sospecho, pues, que nos toma por imbéciles. Y puede que no le falte razón. A fin de cuentas sigue estando en el cargo.

Otra cosa que sorprende a la amiga de los bolsos de Louis Vuitton es que esa manifestación que era producto de “la estrategia de la izquierda” pero que estaba compuesta por apenas doscientos alumnos, haya tenido una trascendencia “tremenda”. No sé a qué achaca ella esa trascendencia, pero por si no le queda claro, se lo voy a explicar —gratuitamente, por menos de lo que cuesta un billete de metro— desde estas líneas: ha tenido trascendencia porque nadie puede entender la necesidad de que un puñado de chavales de secundaria hayan sido desalojados a palos por unos antidisturbios evidentemente fuera de control. Bueno, o casi nadie, porque he escuchado o leído algunos comentarios en la línea de “los estudiantes no pueden cortar la calle cuando les venga en gana” porque tal cosa “vulnera los derechos de otros”. Bien, también vulnera esos mismos derechos que durante las fallas se corte al tráfico no ya esa calle, sino toda la zona y muchas otras calles de la ciudad. Pero bueno, eso es lo de menos. La cuestión importante aquí no es que los estudiantes hayan vulnerado un derecho a circular libremente en automóvil por cortar una calle, sino la desproporción y brutalidad de la respuesta policial para corregir la actitud estudiantil. Y eso en el supuesto de que acordemos que resulte necesario corregir esa actitud, que a fin de cuentas ha sido puntual pacífica y por un buen motivo. Los estudiantes han ocupado la calle Xátiva porque esa es la calle donde está situado su centro escolar, estaban justo en la puerta de su propio instituto; no es que han venido desde treinta kilómetros para cortar una calle céntrica. ¿Que no habían pedido autorización previa para manifestarse? Bien, son unos chavales de secundaria protestando porque pasan frío en clase. Si se ponen a bucear en la burocracia llegará la primavera antes de que puedan manifestarse (claro que para entonces, dados los recortes, quizá empiecen a pasar calor y sigan teniendo motivo de queja).

Pero es aquí, en esta incomprensión hacia lo que es una protesta estudiantil bastante comprensible y perdonable, además de absolutamente pacífica, donde siguen sin cuadrarme las cosas. Un cargo público que respeta al ciudadano debería entender cuándo dicho ciudadano está protestando con un buen motivo. Empezando por Antonio Moreno, jefe superior de la policía de Valencia; sí, ese mismo que un revelador lapsus se refirió a los estudiantes como “el enemigo”. Quizá esa tendencia a ver al ciudadano que protesta como tal enemigo explique la total falta de proporción, mesura y por momentos civilización, de la intervención policial. Desconozco si también el señor Moreno, como la señora Barberá, ve a los estudiantes del Luis Vives como títeres de algún oscuro Komintern que maneja los hilos en la sombra, pero si tenemos que deducir su visión de la actitud de los antidisturbios, podríamos decir que sí, que ve a los estudiantes de secundaria como una peligrosa turba. Es curioso. No sé si conocen ustedes Valencia, pero les aseguro que el botellón de la Plaza del Cedro —“manifestación” nocturna compuesta también por un par de cientos de chavales, sólo que en estos casos acompañados de alcohol, lo cual teóricamente haría las cosas más difíciles— ha sido desalojado unas cuantas veces sin más necesidad que algunos agentes de la policía local (la local, no los antidisturbios), y sin detenciones ni porras, con absolutamente cero incidentes. Y la plaza queda vacía. Permítanme pues dudar que el alumnado del Vives ofrecería una resistencia mayor, salvo que creyesen estar ejerciendo un derecho a protestar pacíficamente por las circunstancias desfavorables en que la ineptitud monetaria de los gobernantes han sumido sus años de formación. Quizá es que el señor Moreno ha visto demasiadas películas de guerra o ha pasado demasiadas horas jugando al Call of Duty, ese videojuego de pegar tiros en Irak, pero le puedo asegurar que un puñado de estudiantes del IES Luis Vives no es lo que yo calificaría como “el enemigo”. Bueno, cualquiera puede comprobarlo en los vídeos que ya abundan en YouTube: el alumnado del instituto no parece demasiado peligroso. No puede decirse lo mismo de los antidisturbios, por desgracia.

Así que la alcaldesa ve contubernios, el jefe de policía ve al enemigo y la no menos inefable delegada del Gobierno, Paula Sánchez de León ha asegurado que no piensa dimitir porque —agárrense ustedes los machos— “no es momento de dimisiones sino de diálogo”. Ah, que lo de dialogar está bien para que Paulita no pierda el cargo pero no para desalojar a dos adolescentes de una esquina (además, ¿por qué hay que desalojarlas cuando están en la acera sin cortar el tráfico y es el propio policía quien las lanza contra un automóvil? Buena pregunta, amigo lector. La respuesta: no lo sé). Una muestra más de que nuestras autoridades están dispuestas a cualquier cosa excepto a reconocer que han metido la pata, lo cual sería la primera muestra de respeto al ciudadano. “Sí, estoy aquí pagada con dinero público así que le debo una explicación al público: la he cagado, lo siento, si me dan otra oportunidad no lo volveré a hacer”. Algo así hubiese estado bien, y aún hubiese estado mejor que ella y el señor Moreno dimitan ante lo que es una flagrante incapacidad para manejar una inofensiva concentración de escolares sin que el asunto se convierta en una vergüenza internacional y se proyecte (una vez más) la imagen al mundo de que España es una república bananera cuyos ciudadanos tienen alojado en el cráneo un imán para las porras. La delegada del gobierno tiene un asunto bastante grave al que hacer frente con dignidad torera, pero en cambio, ante la primera mención de la palabra “dimisión” (reclamada por los estudiantes) se agarra al “diálogo” como un náufrago a un cacho de madera flotante.

¿A dónde quiero llegar con todo esto? Bien, a que por muy moderado que se esfuerce uno en ser, los hechos y dichos de las últimas horas me llevan a una conclusión que no es nueva pero que parece confirmarse a cada día que pasa: en España se le está perdiendo el respeto al ciudadano. El policía pega cuando no debe, el gobernante menosprecia la protesta de sus gobernados, el administrador no quiere ni que se le haga mención de las responsabilidades inherentes a su puesto. Dicho de manera más contundente: se ríen de nosotros. Y eso me ofende, y me ofende profundamente. Da igual que sean de derechas o de izquierdas. No quiero reducir este pensamiento a un único partido, porque realmente creo que es un problema de mentalidad nacional. Suele decirse que un país tiene los políticos que merece, pero no sé si estoy muy de acuerdo con esa idea. El país no es un ente abstracto, el país está formado por la gente. El pueblo no siempre es bueno ni siempre tiene razón, y entre la gente omún hay también individuos mediocres e incluso malos, de acuerdo. Pero también hay muchos individuos —por lo visto, la mayoría— que al menos saben comportarse de manera civilizada. El pueblo español, que en otras épocas pecó de sangriento y pagó un alto precio por ello, está ahora dando muestras una y otra vez de que ha madurado; ni es el primero en dar una bofetada, ni es el primero en pisotear los derechos ajenos, ni es el primero en convertir una pacífica demostración ciudadana en una vergonzosa crónica de sucesos. Casi siempre intento evitar este tipo de lugares comunes o alusiones demagógicas en plan to er mundo e güeno, pero es que estoy empezando a pensar que es cierto: no tenemos los gobernantes que merecemos, ni los cargos públicos que merecemos, y por lo visto tampoco la policía que merecemos. Y merecemos algo bueno, porque somos quienes pagamos los impuestos y somos aquellos en quienes reside la soberanía. El estado ya no es un rey, el estado somos nosotros. Eso es una idea que cualquier demócrata que se precie comprende, porque la idea contraria —que el estado sea algo ajeno a la ciudadanía— es propia de regímenes autoritarios, del fascismo o del comunismo. La policía no está para controlarnos, sino para protegernos y servirnos (no, señora Barberá, esta no es una consigna de la “estrategia de la izquierda”, este es el lema que hemos visto en coches de la policía en tantas películas estadounidenses). Cuando veo a una adolescente inofensiva, esa chica que según Rita Barberá es parte de una “estrategia”, esa chica que según Antonio Moreno es “el enemigo”, aterrorizada ante un agente de la ley que acaba de abofetear a otro chaval delante de ella; cuando la veo muerta de miedo ante un agente en cuya presencia debería sentirse segura y no amenazada, sé que algo no está marchando bien en este país. Sé que tenemos un serio problema.

FUENTE:  E.J. RODRIGUEZ

http://www.jotdown.es/2012/02/en-ocasiones-veo-fascismo-ii/            

Tengo la suficiente edad como para comparar las cargas policiales de los llamados “grises” durante la dictadura franquista, y las agresiones salvajes de los antidisturbios a jóvenes estudiantes entre 13 a 18 años, y puedo asegurar que la agresividad irracional de estos mal llamados ” fuerzas de orden público” jamás la había visto, patadas, porrazos, puñetazos insultos, una fuerza totalmente desproporcionada, tios de más 90 kilos cogiendo del cuello a niñas de 14 años, o lanzándolas al aire en caída libre hasta estamparlas contra el suelo, por más que los FALSI-MEDIOS manipulen la información justificando la salvaje actuación policial, argumentado que fue una provocación de los estudiantes, la verdad de lo ocurrido no lo podrán ocultar, vídeos y fotografías así lo ratifican.      SERÁ ESTA LA NUEVA ASIGNATURA PARA LA CIUDADANÍA  que impone el PP,   así no contratan a profesores y rentabilizan la inversión en las las fuerzas de represión, por una parte silencian a los ciudadanos y por otra imparten la nueva asignatura.

     He nacido en Valencia, pero no me puedo considerar valenciano, para argumentar esta manifestación, he encontrado en la red una editorial, con la que me identifico en su totalidad

EDITORIAL DE VICENT PARTAL

“Por qué tanta violencia en Valencia?

La carga desproporcionada de la policía española contra los estudiantes de Lluís Vives no me parece una anécdota cualquiera, porque llega en un momento señalado, cuando el PP empieza a pasar muchas dificultades por la corrupción; pero también porque liga con una secuencia histórica que impresiona.

Hace años que me pido por qué motivo en Valencia la extrema derecha tiene más permisividad que en ninguna parte, y cómo es que la policía de Valencia tiene siempre las actitudes más antidemocráticas. Podríamos pensar que es una simple casualidad o una especie de disparo sociológico. Pero, si miramos los datos y repasamos los hechos, se nos traza una línea que es muy difícil de no ver.

Por ejemplo, es difícil de no ver que hay 26.300 muertos republicanos en las fosas comunes del cementerio de Valencia, asesinados entre el primero de abril del 1939 y el 31 de diciembre del 1945: 26.300 valencianos asesinados sin juicio. Y también es difícil de no hacer la comparación y observar que, en el mismo periodo, en todo el Principado fueron asesinados 3.338 individuos y en Madrid,’solamente’ 3.424. La diferencia espeluzna.

Durante el franquismo la represión continuó siendo enorme también en el País Valenciano, poco más o menos como todo por todas partes. En cambio, en la transición la *estatística se vuelve a disparar. La actuación de la extrema derecha y la represión llegan a extremos incomparables con ninguno otro lugar del estado, sacado del País Vasco. La famosa ‘batalla de Valencia’ fue, en realidad, una agresión sin precedentes en un estado democrático, en que se combinó de una manera muy organizada la violencia de masas fascista, la represión estatal y los atentados selectivos y altamente simbólicos, como los que se hicieron contra Manuel Sanchis Guarner o Joan Fuster –atentados de los cuales nunca se ha investigado quién los *cometé.

Después de aquellos años terribles los valencianos hemos sufrido mucha violencia de baja intensidad o no tan baja. Agresiones constantes en suyos de partidos políticos, sindicatos o asociaciones culturales, por un lado. El asesinato de Guillem Agulló y las repetidas muestras de prepotencia de los *grupuscles de extrema derecha, por otro. Agresiones y violencia puesta de relieve por estudios europeos que acreditan que somos uno de los territorios de la Unión donde la violencia política de la extrema derecha es más tolerada.

Y todo esto sin olvidar un hecho, que no creo que sea nada anecdótico: que los únicos ciudadanos del estado que vieron los tanques a las puertas de casa el 23-F fuimos los valencianos. Y os aseguro que es una imagen difícil de olvidar.

Todo esto son casualidades? Es casual que ayer la policía atacara con tanta violencia unos niños que protagonizan una de las grandes protestas contra la política del PP? Es casual que nuestro país se *tese de este modo, justo cuando vuelve a emerger la crispación de los de siempre, claramente ejemplificada por la esperpéntica actitud, anteayer, del presidente de las Cortes?

Me cuesta mucho creerlo. Yo más bien diría que alguien sabe bastante bien que el País Valenciano es el fiel que marca verso donde se inclina la balanza. Y que este alguien está dispuesto a hacer todo aquello que haga falta porque no se le escapo, porque no nos escapamos. Cómo hicieron el 1939, como hicieron el 1979, como hicieron el 1981…”

 

pinchar aquí para ver el vídeo

El “Manifiesto” de los funcionarios públicos de la CV; no es el de Marx y Engels, pero..

La quiebra económica de la administración autonómica de la “Comunidad Valenciana”, que oficialmente no tiene otro responsable que la crísis económica, según dicen algunos políticos, -mayormente sus responsables actuales, al cabo de 16 años de gestión-, tiene otras causas más concretas, según denuncian los funcionarios en su MANIFIESTO, que aquí linko en pps para bajar. Aunque no respondo ni doy fe de sus datos y números concretos -me he limitado a transcribir el texto para l@s perezos@s que no quieran bajar el pps- y algunas afirmaciones pudieran parecer exageradas y algo sesgadas y subjetivas, contiene, no obstante, un resumen de verdades como puños, demostrativas de que la clave está en la mala administración, tan glamourosa y mediática como ineficiente y corrupta y propia de quien opera con el dinero de otros y no con el suyo… El problema -y en esta idea ya me repito más que el pepino- no es tanto los personajes que gestionan el invento,  sino la organización político-administrativa que permite estos desmanes sin legislar la responsabilidad personal, civil, patrimonial y penal, de estos individuos-políticos-gestores que, con sus banderitas y guirnaldas, meten la mano en la bolsa de todos, mientras a nosotros ya no nos fían ni la tapa de calamares.. (LCM dixit)

Ahí va pues el “MANIFIESTO”.

No hay más  ciego que el que no quiere ver ni  más sordo que el que no quiere oir…………….. Usar el ratón

Valencia  – América’s Cup

Antes  de iniciar su construcción,  se estimaba que el  coste total derivado  de la America’s Cup  sería de 2.000 millones  de euros, de los  que más de 1.000  millones corresponderían  a infraestructuras.

¿Coste total real?????????

Descomunal  inversión de la Generalitat  Valenciana en la America’s  Cup, con fondos públicos,  por supuesto, salidos  del bolsillo de todos  los valencianos.

Y  si además tenemos en  cuenta que casi con  total seguridad, difícilmente  se va a volver  a realizar la America’s  Cup en Valencia, porque  no depende de la  voluntad del gobierno  valenciano sino del  patrocinador. ¿De qué ha servido tamaña inversión Y ENDEUDAMIENTO…….???????

2006  Visita de Benedicto  XVI a Valencia

Los  2 días pasados por  el Papa Benedicto XVI  en Valencia en 2006  le costaron a las  arcas públicas, hasta  donde se sabe dada  la poca transparencia  de los responsables,  30 millones de euros.  De ellos casi la  mitad salieron de RTVV.

El  gasto producido solamente  en  contratación de  servicios externos es  de 14,7 millones de  €. Según consta en  el sumario Gürtel,  el expediente de   RTVV sobre la visita  del Papa revela que  hay 3,8 millones sin  justificar

El  contrato de RTVV con  la constructora Teconsa para la retransmisión de la visita del Papa a Valencia en julio de 2006, fue la mayor de un rosario de «trampas» para repartir al menos esos 14,7 millones de euros a dedo, así lo destapó la investigación judicial que consta en el sumario Gürtel. Esa adjudicación, que forma parte de los informes manejados por el juez Antonio Pedreira, y cuyo importe asciende a 7,49 millones, fue la cobertura que permitió derivar al menos 957.300 euros en comisiones a la trama de Correa y, según la policía, presuntamente 500.000 euros al entonces director general del ente público, Pedro García. Esas supuestas ilegalidades han sido destapadas por jueces y policías, venciendo resistencias.

RTTV  – CANAL9

Deudas  acumuladas por valor  de 1.200 millones de  euros por culpa de  sobrepagos, enchufismo e  irregularidades de todo  tipo. Recuérdese: Adjudicación  por 7’5 millones de  euros de la instalación  de la imagen y  el sonido del Viaje  del Papa a una  empresa constructora de  León que, a su  vez, lo subcontrata  a otra empresa, ésta  sí especializada, por  menos de la mitad.

Valencia  – Ciudad de las  Artes y las Ciencias

El  complejo cultural del  lecho del Río Turia  estaba presupuestado por  debajo de los 300  millones de euros. De  momento se han gastado  allí 1.300 y se  espera que se acaben  superando los 1.500.

Benidorm  – Terra Mítica

Lo  que tenía que ser la joya del turismo valenciano ha costado 350 millones de euros de dinero público y ha acabado en manos de empresarios privados poco menos que gratis. Su gestión, controlada con puño de hierro por la cúpula del PP, ha estado jalonada de corrupción, pagos por trabajos que no se hacían y constantes visitas a los juzgados.

Aeropuerto  de Castellón

Ya  es conocido: no hay  aviones, ni empresas  que se quieran hacer  cargo de poner las  naves en las pistas  pero el Aeropuerto de  Castellón costó más  de 150 millones de  euros. A fecha de  hoy, además, el aeropuerto  ya acumula casi 20  millones de deuda con  los proveedores. A todo  esto se deberían sumar  otras muchas cifras  por conceptos menores  que se van añadiendo  cada día que pasa.  Un ejemplo podrían  ser los 300.000 euros  que cuesta la escultura  del artista Ripollés  e inspirada en Carlos  Fabra que debe presidir  la entrada a la  instalación.

Alicante  – Ciudad de la  Luz

Tenía  que convertir Alicante  en una especie de Hollywood europeo pero las películas que en aquellos estudios se han hecho no solo no han pagado por trabajar allí sino que han cobrado por hacerlo. Así, como suena. Han sido 270 millones de euros invertidos y lo único que pretende ahora la Generalitat es que algún privado se quede con el complejo para no seguir perdiendo dinero año tras año. De momento, según la propia Sindicatura de Cuentas, los terrenos expropiados pueden acabar costando 290 millones de euros de más. Por tanto, el coste ascendería hasta los 550.

Fichajes  de lujo:

Julio Iglesias – Convertir a Julio Iglesias en embajador de la Comunidad Valenciana costó 5 millones de euros pagados en paraísos fiscales

El  Juzgado de instrucción  número 19 de València  investiga los posibles  delitos de malversación  de fondos, falsedad  documental y delito  fiscal perpetrados en  la firma y ejecución  de un contrato suscrito  entre el Instituto Valenciano  de Exportación (Ivex)  y Julio Iglesias –lo  que ocurrió gobernando  ya el PP en la  Generalitat–, a propósito  de dos conciertos y  con un coste de  375 millones de las  antiguas pesetas, pero  que en un segundo  contrato se convirtieron  en 990 millones; remuneración  que además quedó libre  de impuestos y fue  abonada en tres pagos,  realizados en paraísos  fiscales en los años  1997, 1998 y 1999.

Los  avatares de tan onerosa  colaboración de Julio  Iglesias al fomento  de las exportaciones valencianas (¿?) figuran  en un contrato B titulado ”Cartade intenciones IVEXJulio  Iglesias de la Cueva”  que fue ocultado a  la Sindicatura de Comptes  de la comunidad valenciana…  por el propio IVEX.

IVEX:  Instituto Valenciano de  la Exportación, dependiente de la Conselleria de Economía, Industria y Comercio.

La  actriz griega Irene  Papas cobró casi 1  millón de euros por  cada año que dejó  su nombre a la  Ciudad de las Artes  Escénicas que nunca  llegó a ser.

Luigi  Settembrini superó claramente  esos honorarios los  dos años que estuvo  al frente de la  Biennal de Valencia  ya desaparecida.

+  Fichajes de lujo

Valencia  – Circuito Fórmula  1

Más  de 100 millones para  hacer el circuito urbano, 80 millones del canon de celebración, 25 de derechos de televisión y, para redondearlo, 30 más de la deuda de la empresa Valmor (Roig, Aspar, Bancaixa…) asumida por la Generalitat. Total 235 millones.

Valencia  – Torres Calatrava

Fueron  15 millones de euros  pagados al arquitecto  Santiago Calatrava por  las maquetas de unas  torres de oficinas que  debían ir en unos  terrenos aledaños a  la Ciudad de las  Artes y las Ciencias.  Hoy la construcción  de los edificios está  descartada y los terrenos  están en venta.

CIEGSA  (Construcciones e Infraestructuras  Educativas de la Generalitat  S.A.)

No  hay manera de que  esta empresa pública,  constituida para la  construcción de colegios,  acabe el mapa diseñado  ni resuelva la proliferación  de barracones, pero  arrastra un agujero  de 2.400 millones de  euros. Los sobrecostes  y el pago de cantidades  muy superiores a los  precios de mercado han  sido una constante en  su gestión. Eso, y  estar siempre en manos  de afines al Gobierno  Valenciano…. lazos familiares

EMARSA

Las  irregularidades en Emarsa  empezaron con un edil  de Barberá. El concejal de Hacienda de Valencia no auditó la sociedad pública durante años.

Fabra  se siente “avergonzado”  por Emarsa pero no  toma medidas. Mantiene  en el cargo al  vicepresidente de la  Diputación de Valencia  imputado en el caso.

Un  agujero de 20 millones  de euros para una  empresa pública dedicada a la depuración de aguas donde sus directivos compraban el triple de ordenadores que trabajadores había, compartían habitaciones con jóvenes traductoras rumanas y organizaban cursos que jamás se realizaban.

Esteban  Cuesta, exgerente de  la Empresa Metropolitana  de Aguas Residuales  (Emarsa), encausado por  estafa continuada, malversación de caudales públicos, fraude fiscal, falsedad y delito contable.

Deuda  a proveedores

: La Sindicatura de Cuentas fija las deudas de la Generalitat con los proveedores en una cantidad superior a los 1.200 millones de euros. No se incluyen ni los casi 1.500 millones pendientes en Sanidad (“las facturas en los cajones”), ni la deuda con los abogados del turno de oficio.

Iñaki  Urdangarín – Duque  de Palma

La  Generalitat Valenciana le  paga 3’5 millones de  euros para un par  de minicongresos sobre  turismo y deporte y  por el papeleo para  unos inéditos Juego  Olímpicos Europeos.

¿La suma? Redondeando a la baja:

10.000 millones de euros.

10.000  millones de euros de  todo lo anterior; no  contamos aquí otros  gastos “menores” desproporcionados  e igualmente injustificados,  inexplicados e inexplicables,  por no hablar de los sueldos de la  clase política, de  los altos cargos de  la Administración,   de la ingente cantidad  de asesores (que Dios  nos diga para que  sirven…, porque su  asesoramiento sirve de  bien poco) así como  de los sueldos de  familiares y amigos  colocados a dedo aquí,  allí, allá y acullá.

¿En quién pretenden hacer caer el peso de esa deuda?

En los empleados públicos

¿Sobre quién vuelven a hacer nuevamente recortes?

Sobre  los empleados públicos

¿A quién van a pisotear los derechos adquiridos ?

A  los empleados públicos

¿Para qué ha servido tragar con pequeñeces a cambio de congelaciones, recortes y subidas salariales por debajo del IPC si es la propia Generalitat Valenciana quien vulnera las  leyes y acuerdos que ellos mismos han firmado?

Para  que se burlen de  nosotros

¿Para qué nos ha valido el esfuerzo de años preparando oposiciones, pagando derechos de examen y opositando frente a miles de competidores?

Para  engordar un poco más  sus bolsillos

¿De qué nos vale haber ido perdiendo poder adquisitivo año tras año hasta acumular una pérdida media de más del 58% en los últimos 35 años?

Para  empobrecernos en beneficio  suyo

¿Hasta cuando pretenden los gobernantes que los empleados públicos nos sigamos bajando los pantalones….. sin presentar batalla? …………………………………………………..

¡¡ Pues ya está bien !! Nosotros, los empleados públicos (Policías, Bomberos, Médicos, Enfermeros, Auxiliares de enfermería, Celadores, Funcionarios de prisiones, Profesores, Educadores de Educación Especial e Infantil, Subalternos, Limpiadores, Cocineros, Forestales, Ingenieros,  Personal administrativo, Cuidadores, Jueces, Fiscales, Veterinarios, Trabajadores Sociales, Psicólogos, Fisioterapeutas y un largo etc, de Empleados Públicos en los que no reparamos, ni tampoco en la importancia de su trabajo en nuestras vidas hasta que los necesitamos), Repito: Nosotros, los Empleados Públicos NO somos responsables de todos los despilfarros, la mala fe, las malas gestiones, las malas inversiones, la malversación, la prevaricación, la apropiación indebida de dinero público, el enchufismo, el fraude a sus propios organismos, la evasión de dinero proveniente de fondos públicos a paraísos fiscales, Etc. Etc. Etc.

Exijamos  responsabilidades judiciales,  penales y económicas  a los verdaderos responsables  de la gravísima situación  de nuestro país,   reclamemos a los que  han defraudado la voluntad  del pueblo para que  devuelvan todo el dinero  robado, y a los  que permiten que empresas  privadas, bancos, etc,  se enriquezcan engañando,  embaucando y estafando  a los ciudadanos.

COMO  TRABAJADORES Y CIUDADANOS  ESPAÑOLES,

¡¡¡ EXIJAMOS QUE LOS VERDADEROS RESPONSABLES PAGUEN Y

QUE  NO NOS HAGAN PAGAR  A NOSOTROS !!!

  Hoy por primera vez en la historía, un expresidente de la Generalitat es sentado en el banquillo de acusados y juzgado por un presunto delito de cohecho pasivo    impropio, dentro del denominado caso Gürtel.

 Pero lo más terrible para los valencianos es la situación de quiebra del sitema financiero valenciano, por el sometimiento de BANCAJA y LA CAM a los caprichos de la Generalitat , despues de decadas de Gobiernos del PP tanto en la Generalitat como en el Ayuntamiento, mientras se cierran salas y quirófanos en hospitales, cientos de niños y jovenes acuden a clase en barracones, no se cumple la Ley de Dependencia, se despiden a 103 investigadores del Centro Investigación Príncipe Felipe ( CIPF ) y todo ello debido a una pésima gestión  a un colosal SAQUEO DE DINERO PÚBLICO y casos de corrupción que han llenado de estiércol de Norte a Sur a toda una Comunidad.

 La quiebra de La CAM, su rescate costará 6.500 Millones de euros (aunque el dinero saldrá de la Banca) dejará sin su puesto de trabajo a 300 empleados y el cierre de 300 oficinas, esta entidad es la que más ha financiado todos los proyectos faraonicos del PP como Terra Mítica, ahora la sociedad está en venta, su presupuesto fúe de 240 millones de euros y acabó costando 376 millones de euros, entre 2006 y 2009 acumuló pérdidas por un importe de 47 millones de euros

 AEROPUERTO DE CASTELLÓN, un aeropuerto que costó 150 millones de euros. A falta de aviones La Sociedad pública Aeropuerto de Castellón ha adjudicado a ARTE HALCÓN el control de fauna de deshalojo de aves por un importe de 90.000 euros, (según noticia de El País).

 

 Enrique Crespo, Maria Paz Garcia Martinez Esteban Cuesta 

CASO EMARSA: La Empresa Metropolitana de Aguas Residuales Sociedad Anónima ( EMARSA ), fué creda por el Ayuntamiento de Valencia y otros

17 municipios, gestionaba la planta de Pinedo. En Julio de 2010, el PP  la liquidó   en situación de quiebra, con un agujero de 17 millones de euros, el caso cuenta ya con l6 imputados por malversación, estafa continuada y delitos societarios, se calcula que el fraude podría superar los 30 millones de euros, entre los imputados se encuentra el entonces presidente Enrique Crespo, Alcalde de Manises por el PP y hoy todavía Vicepresidente de la Diputación de Valencia. El instructor cuenta con multitud de indicios de auténtico pillaje, en un año se gastaron 92.443 euros en asadores y marisquerias, la compra de 164 teclados, 149 ratones, 155 fuentes de alimentación y 79 monitoresaunque EMARSA sólo contaba con 32 puestos informáticos. Sus directivos cargaron a EMARSA decenas de miles de euros por la compra de bolígrafos Montblanc, bolsos Loewe, joyas, Ipods, viajes pagados a Paríos, Nueva York, Marrakech, Estocolmo etc. Un pillaje en toda regla, mediante el pago de suministros y servicios falsos, por ejemplo: EMARSA, pagó por reparaciones en los tanques de depuración, número cuatro, cinco y seis, cuando en la Planta sólo había dos.        

CASO BRUGAL: Se investigan delitos de soborno, extorsión y tráfico de influencias, en la adjudicación de contratos públicos, entre otros están acusados Luis Diaz Alperi, ex-alcalde de Alicante y la actual alcaldesa Sonia Castedo, ambos del PP.

CASO NÓOS: El gobierno  y Ayuntamiento del PP de Valencia, pagaron 3,5 millones de euros al Instituto NÓOS presidido por Iñaki Urdangarín, por la organización del evento Valencia Summit, dos de los imputados en al caso, José Manuel Aguilar, y Jorge Vela, fueron directores de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, este último está actualmente al frente del Instituto Valenciano de Finanzas ( IVF).

FORMULA 1:  VALMOR , la empresa privada que gestiona el G.P de Europa de Formula 1 en Valencia, está formada por Bancaja, Fernando Roig (presidente del Villarreal C.F.) y Jorge Martinez Aspar, después de comprobar que no había beneficios deja la Formula 1, con 30 millones de euros de pérdidas y 80 millones de euros de canon sin pagar, El Consell se ha hecho cargo de toda la deuda, todo para salvar a sus amigos de un mal negocio, un evento que sólo sirve para satisfacer el ego de los dirigentes del PP valencianos, que independientemente del coste del circuito, supone una inversión innecesaria y más teniendo la Sanidad, la educación y la Investigación con recortes.

          Con todo este saqueo a las arcas públicas unido al despilfarro de dinero público para realizar obras faraonicas como EL AGORA proyecto aprobado por el consell de Francisco Camps, que se inauguró sin estar acabado, con un presupuesto inicial del Arquitecto Calatrava de 41,3 millones de euros y que acabó siendo de 76,9 millones de euros, y que a penas se ha utilizado, aún le falta la cubierta de lamas sobre un arco móvil, estas piezas de más de 1.388 toneladas están abandonadas en una parcela, sin vigilancia y oxidadas.

       Con todo lo expuesto y que es de conocimiento público, como es posible que tanto en las elecciones de Marzo y las generales del 20-N, hayan ganado con mayoría absoluta, los ciudadanos valencianos tendrán que dejar de ser un pueblo hipnotizado  dormido y luchar para ganarse de nuevo la dignidad que siempre tuvo.

 

                                                 

          LOS VALENCIANOS NOS MERECEMOS OTROS DIRIGENTES